Cara a cara
4 abril, 2019
¿De dónde proviene la miel?
12 abril, 2019

El pasado 5 y 6 de abril pudimos disfrutar de siete interesantes conferencias, con propuestas para apoyar a nuestros hijos en su desarrollo. Nos acompañaron Cecilia Martínez Torteya, Daniela Moreno, Mónica Garza, Carlos Juárez Jiménez, Armando Novoa Foglio, Andrés Bolaños Werren y Gerardo de Jesús Garza, cada uno de ellos desde su experiencia, aportando reflexiones y caminos para acercarnos y acompañar a nuestros hijos, en especial a los jóvenes.

La Doctora en Psicología Cecilia Martínez Torteya habló de la importancia de las relaciones entre padres e hijos. La posibilidad de actuar como “escudo protector” ayudando a reducir el riesgo de problemas como depresión, ansiedad, o aislamiento social en respuesta al estrés psicosocial.

Los estudios internacionales pronostican que cuando se desarrolla un apego seguro Padres-hijos se darán:

  • Mejores relaciones con compañeros.
  • Menor riesgo de problemas de internalización (somatizaciones, inseguridad, dependencia, marcada timidez, miedos, fobias, tristeza, preocupación, inestabilidad del estado de ánimo, obsesiones, etc.)
  • Menor riesgo de problemas de delincuencia.

Los padres pueden ser los facilitadores de exploración y crecimiento de sus hijos (disfrutar, ayudar, atender) y fuente de confianza (consolar, proveer estabilidad, restaurar).

Nos presentó diversas estrategias para manejar comportamientos difíciles, tales como el desarrollo de la curiosidad, la interacción positiva padres-hijos y diversas herramientas para el manejo de emociones negativas.

La Lic. Daniela Moreno especialista en Pedagogía y Educación, hizo énfasis en que muchas de nuestras decisiones las tomamos bajo presión social, es decir: para complacer a los que tienen expectativas sobre nosotros. Eso es especialmente cierto en el caso de los adolescentes.

La necesidad de pertenecer es esencial en la adolescencia. Ellos tienden a medir su valor y su seguridad como persona, de acuerdo al grupo al que pertenecen, al grado de popularidad que gozan y la cantidad de amigos que tienen. Esta condición natural los hace muy vulnerables.

Los padres de familia podemos apoyarlos fortaleciendo desde pequeños su capacidad de tomar decisiones usando como criterio los valores familiares. Una pregunta valiosa y que promueve la autonomía es: ¿Es bueno para mí y para la comunidad? Dentro de la comunidad se incluye la familia, grupo de amigos, salón de clase, comunidad política entre otros.

La Licenciada en Psicología Mónica C. Garza Martínez nos habló sobre cómo podemos acompañar a los hijos en su búsqueda de a felicidad, asociada con su propio desarrollo y con el encuentro de su vocación.  La familia “es el medio específico donde se genera, cuida y desarrolla la vida. Es un grupo activo, flexible, capaz de asimilar y adaptarse a los distintos momentos por los cuales atraviesa.” Centro de Familia UPB

Las fortalezas personales, al descubrirlas, son el sello que cada uno puede tomarlas como la base para experimentar la vida con una sensación de logro y plenitud.

Algunas cualidades claves que ayudan al desarrollo de las personas y que son factores de éxito académico son: la perseverancia, la apertura mental, la curiosidad. Otras cualidades que abonan a la felicidad son: amor, esperanza y vitalidad. 

Si una persona utiliza efectivamente sus fortalezas en el trabajo, descanso y vida en familia, es más probable que alance la sensación de felicidad auténtica y florecimiento” (Seligman, 2011).

Nos invitó a adoptar un estilo de crianza basado en identificar y cultivar: Estados positivos, procesos positivos, cualidades de los hijos, conectar con los hijos a partir de sus fortalezas e identificar los talentos.

Compartió algunas herramientas digitales en estos links:

http://characterlab.org/
https://www.strengthswitch.com/
http://www.viacharacter.org/www/

Carlos Juárez, Licenciado en Sistemas Computacionales y con diversos posgrados, entre ellos en Habilidades Directivas, encuentra una vocación natural en la paternidad, porque su propia experiencia le reta a encontrar caminos para “desarrollar competencias en padres y madres para formar a nuestros hijos como hombres y mujeres de bien, productivos, satisfechas, plenos y felices de vivir”. Así surge el programa Papas Coach. Un papá/mamá coach es una persona consciente y afectivamente amoroso, maximiza el potencial físico, mental y emocional de sus hijos. Forma a sus hijos para que tome buenas decisiones y logre su autonomía y sea responsable de sí mismo. Un papá/mamá coach es un líder que inspira autoridad y confianza en sus hijos.

El amor activo lleva a estas acciones: cuidado y protección, responsabilidad, conocimiento y respeto de cada persona. Nos invitó a seguir aprendiendo y practicar las cualidades que nos ayuden a convertirnos en líderes de nuestros hijos: siendo coherentes, congruentes y consistentes además inteligentes y templados emocionalmente.

Una de las estrategias para propiciar el desarrollo en los hijos son las conversaciones constructivas, siendo prácticas que aportan mucho en la comunicación para conocer y poder acompañarlos de la mejor forma. Algunas de sus características son:

  • Que sea corta, profunda, amable y amena.
  • En un ambiente de cariño y alta confianza.
  • Libre de críticas, juicios y etiquetas.
  • Que genere inspiración, lógica y reflexión.
  • Que ayude a que nuestros hijos definan sus metas, analicen su estado actual y se motiven a tomar acción.

Armando Novoa Foglio, Ing en Cibernética y Ciencias de la Computación nos habló de temas puntuales para la protección de nuestros hijos en el mundo digital en el que se mueven. El ingeniero Armando dirige la asociación Alianza para la Seguridad en Internet a la cual Formus pertenece como miembro. Esta alianza permite el acceso a materiales de prevención para padres de familia.

Entre los riesgos mencionados, se destacó que actualmente los padres dan a muy corta edad, teléfonos o tablets a pequeños, que funcionan como una “niñera digital”, pero una mala niñera por supuesto. Cuando los pequeños son expuestos a las imágenes que circulan de manera libre por internet, los daños son destructivos e irreversibles.

Es muy importante tener en cuenta que hay edades RECOMENDADAS para el uso o exposición de diversos canales digitales, por ejemplo, las redes sociales son recomendadas para mayores de 13 años.

Habló de blindaje y acompañamiento. Sugirió revisar los teléfonos de los hijos y eliminar de ellos cualquier App que no sea adecuada para su edad. Limitar el tiempo de exposición en pantallas, y nos compartió ciertas Apps y ligas para lograrlo.

www.youtube.com/asimexico

www.civismodigital.org

Andrés Bolaños Werren, Doctor en Educación, nos habló sobre la adolescencia, como la gran oportunidad de desarrollo antes de pasar a la adultez. La adolescencia no visto desde el paradigma de “la carencia” sino desde  la idea del desarrollo pleno hacia la madurez.

La adolescencia presume un cerebro en franco desarrollo. Se habla de que el cerebro en los varones está completamente desarrollado hacia los 24 y las mujeres a los 21 aproximadamente. Pero el desarrollo es “disparejo” entre dos áreas fundamentales del cerebro: la región límbica y la región del neocortex prefrontal, con un desfase de 10 años entre uno y otro en cuanto al logro de su plena madurez.  La región límbica es la encargada de regular las respuestas fisiológicas frente a determinados estímulos. Es decir, en ella se encuentran los instintos humanos. Y la región prefrontal es la encargada de la planificación de comportamientos cognitivamente elaborados. Esto nos da como resultado con frecuencia, acciones impulsivas en las que no median pensamientos elaborados y reguladores de la conducta, es decir, provocan acciones sin medir riesgos ni consecuencias.

¿Qué podemos hacer para acompañar a los adolescentes?

  • Hacerlos concientes de los límites necesarios para evitar riesgos innecesarios.
  • Hablar sobre la adolescencia, habilitar las funciones ejecutivas.
  • Tomar decisiones viviendo las consecuencias (no evitarles las consecuencias).
  • Aprovechar el impulso bondadoso de esta etapa: ver al otro, servir al otro.

A partir de proyectos colaborativos y orientados al servicio de los otros, los adolescentes logran habilitar sus funciones ejecutivas de planeación, estrategia, acción y se dan cuenta de sus fortalezas y lo que pueden lograr.

Gerardo de Jesús Garza, Licenciado en Psicología con master en Terapia Breve Sistémica, entre otros estudios de posgrado, nos dio a conocer los síntomas y los factores de riesgo que propician la depresión con el objetivo de prevenirla; Nos habló también del suicidio: las señales, los mitos y estrategias para manejar asertivamente esta conducta de riesgo.

La depresión es definida como un trastorno mental del estado de ánimo. Existen síntomas y signos con el que podemos detectarla:

Fisiológicos Conductuales Cognitivos Afectivos
Cambios en el apetito.   Retraimiento social (aislamiento) Sentirse inútil, vacío y/o desesperanzado. Estado de ánimo deprimido la mayor parte del día.
Pérdida de peso sin hacer dieta o aumento de peso Productividad deficiente (Hay menos participación en clase o tareas del hogar) Ideas pesimistas. Sentimientos de tristeza.
Estreñimiento Cansancio o fátiga constante. Culpabilidad excesiva o innapropiada. Decaimiento y sentimientos de minusvalía.
Problemas en el sueño Muestran poca motivación. Dificultad para concentrarse y tomar decisiones. Llorar de forma incontrolable o romper en llanto.
Aversión hacia la actividad sexual (en el mayor de los casos se presenta en los adultos) Disminución importante del interés o placer por todas o casi todas las actividades. Pensamiento de muerte, ideas suicidas sin un plan determinado, intento de suicidio o un plan específico para llevarlo a cabo. Apatía.
  Negligencia en la apariencia personal e higiene.   Ansiedad.
  Agitación o retraso psicomotor.   Molestarse o enojarse fácilmente.
  En caso de niños y adolescentes, disminución de calificaciones o preocuparse menos por la escuela   Estado de ánimo irritable.

Como se puede observar, las reflexiones giraron en torno a temas interesantes, oportunos y valiosos, para el gran reto de ser padres de los niños y niñas de una época tan nueva para ellos, como para nosotros.

Compartiremos en breve pequeños videos de las conferencias de estos siete especialistas. Las aportaciones de cada uno nos han dado respuesta a muchas inquietudes, pero sin duda, nos han alertado de la importancia de nuestra labor en el proceso de acompañamiento de nuestros hijos para su desarrollo. Nos quedamos con mucha tarea.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *