Modelo Educativo

MODELO EDUCATIVO

La acción educadora en FORMUS es planeada, dirigida y evaluada con base en su misión, principios y pedagogía constructivista.

MISIÓN

Formación Educativa y Musical, A.C. FORMUS, busca el desarrollo de todos sus integrantes (estudiantes, padres y madres de familia, maestros y maestras), mediante una orientación pedagógica innovadora, basada en los principios del constructivismo.

Nuestra misión es favorecer el desarrollo de la autonomía intelectual y sociomoral de los niños desde las primeras etapas de educación formal.

FormusNP3398
PRINCIPIOS

Cada niño es único. Merece una educación que le ayude a desarrollar al máximo su potencial.

Las diferencias entre los niños son riqueza y fuente de aprendizaje. Nuestro espacio está abierto a niños y niñas con diferentes capacidades, creencias y nacionalidades.

La propia individualidad se nutre y crece con la individualidad del otro. La interacción social constructiva fomenta un desarrollo intelectual y afectivo más significativo.

Una atmósfera de respeto mutuo, cooperación y libertad responsable favorecen el desarrollo intelectual y socio moral del niño. Estos valores son a la vez principios, medios y fines de nuestra educación.

Los niños tienen una motivación natural hacia el aprendizaje. Lo hacen más significativo cuando sus experiencias son personalizadas, retadoras y conectadas con sus vivencias, dentro y fuera de la escuela.

La escuela es para la vida y es la vida misma. Los niños tienen el potencial de convertirse en agentes transformadores de sí mismos y de su entorno.

El desarrollo de la creatividad y la autoestima son pilares que preparan al niño a enfrentarse a nuevas retos. Todas las actividades dentro y fuera del aula conducen hacia estos dos objetivos, siendo la experiencia artística musical y plástica- fundamentales en este sentido.

Maestros y maestras tienen un rol activo y clarificador. Propician las condiciones externas para favorecer el aprendizaje continuo. Invitan al niño a la interacción sensorial y directa con el medio (vivencial), y motivan a la reflexión sobre los acontecimientos (construcción del conocimiento). De esta forma, mantienen en los alumnos y alumnas el gusto por el aprendizaje y el trabajo.

La familia es el principal agente educador del niño. Por lo tanto la acción conjunta de escuela y familia tienen un efecto potenciador en el crecimiento intelectual, afectivo y moral del niño.